Delta

I.

 

reconozco los detalles del retorno

huellas imaginarias que traen memoria

ebre

hace tres años pisé esta misma tierra

hace tres años fui frontera

entre agua salobre y la dulzura herida

 

¡cuántas veces invoqué la soledad despejada de la garza imperial!

 

hoy busco un vuelo hecho realidad

desde el mirador soy un acercamiento ficticio

soy un estado de poder sobre este territorio de silencio.

 

levanto la mirada:

veintidós quilómetros por hora son suficientes

para que las alas escojan la espera

 

II.

 

anoche me arropó una luna,

susurraba el poder de la palabra

 

hoy juegan los verbos

reconstruyo un paisaje

 

mis órbitas de pájaros

perciben 180 grados

 

me extiendo, me expando

desde la visión y la tinta

 

hoy vuelan temores

reconstruyo un paisaje

ebre2

 

III.

 

¿dónde dibujaré la frontera

entre la quietud y la inercia?

 

la espera de un rugido se disuelve

en una única lágrima

 

ya no quedan pautas

sólo mantenerse suspensa en dos alas

tal vez olvidar la migración del deseo

Captura de pantalla 2016-02-21 a las 14.57.02

Anuncios

CALLE BOLIVIA

I.

poblenou_1

Pronunciar el destiempo

cual sibila de periferia

sin direcciones ni satélites.

 

Una gaviota, la menguante

todo anuncia tu caída,

el golpe que llevará a tierra

tus futuros de pirotecnia.

 

II.

poblenou_2

Un breve espacio

retraso o antelación

manilla indecisa.

 

No fue encuentro afortunado

ni cuadratura de ausencias.

 

III.

poblenou_3

Permuta impasible la perspectiva

desde lo vivido hasta lo evocado.

 

Un gran angular en el pecho

persigue la última luz

aquel detalle preciso

antes de la amnesia.

 

Memoria selectiva y cuenta nueva:

recuerdos tapiados, tus huesos en ruinas.

poblenou_4

 

 

Volver

poblenou-intro2

 

Volver es un acto valeroso. Volver a la tierra, real o simbólica, de la que un día nos despedimos (tal vez rehuimos de ella o simplemente necesitábamos observarla desde la lejanía). Volver a un territorio familiar sabiendo que ahora somos y seremos por siempre extranjeros. Extraviadas la inocencia y la bendita ignorancia, ya nos movimos, vimos otros mundos, atravesamos desilusiones, perdimos la calma. Aún así volvemos.

Volvemos a la inspiración que se llevó un día la marea. Pero en el fondo sabemos que esta bella imagen es falsa y traicionera. La inspiración no es más que una elección. Elijo este tiempo para abrir una libreta en blanco. Una página, la primera, que amanece nevada, por estrenar y silenciosa. Allí se quedan las huellas que crujen y se hunden dulcemente. Después vienen las palabras.

Volver a nosotras. Volver una tarde, sin previo aviso, pero con un deseo común de encontrarnos y crear juntas. Volver pensando que todo ya está dicho, que no quedan cartuchos para disparar sombras y pájaros al cielo, que todo está visto, masticado, digerido o vomitado. Volver y dejarse sorprender por el espacio interior que se expande en un descampado. Se hace desear ese encuentro, pero llega, inspira y mueve.

El abandono que proporciona espacio a lo salvaje, la vida como una hectárea en caos. Ruinas rodeadas por edificios nuevos en barrio de periferia. Desaparece tu imagen. Se la tragó la maleza. Transcurre un tiempo (una eternidad, ¿por qué no?) y vuelves con otro brillo en los ojos, con una imagen capturada en el pecho. Tal vez otra versión de ti misma.

.

.

Manifiesto del Nihilismo Cósmicouniversal

manifiesto

Prólogo

Llevamos cargando en nuestros hombros siglos de desastres y sufrimiento, en una constante rueda que, a pesar de haber sido experimentada generación tras otra, continuamos recorriendo con el mismo afán e ingenuidad de la primera vez.

Y cuando llegamos a entender vagamente algo…¡ZAS! ya llegó la edad de la vejez, del culo caído, de la torpeza intelectual y solo nos queda la desoladora espera de la muerte.

Si existió un dios en algún momento de nuestra creación y evolución ¡consideramos suficiente el castigo! A todo esto queremos decir:

 

¡BASTA YA!

 

Únete a nuestra doctrina: el Nihilismo Cósmicouniversal.

Cósmico, porque pensamos que pueda ser aplicado en cada planeta, no seremos nosotros los únicos pringados de este sistema solar; universal, porque hasta las bacterias pueden aplicar nuestra filosofía aunque, más bien, somos nosotros que queremos aplicar la filosofía de vida bacteriana a nuestra propia existencia.

 

MANDAMIENTOS:

  1. No adoraré a nadie, ni siquiera a mí mismo, demasiado esfuerzo emocional. Excepcionalmente, estimare e intentaré aprender de los organismos unicelulares que están perfectamente en paz consigo mismos.
  2. No haré ningún esfuerzo para mejorar las cosas; al fin y al cabo según el principio por el que la vida es circular, en constante tensión entre momentos de alta y de baja intensidad, antes o después la mierda va a llegar igual, entonces ¿para qué gastar energías preciosas?
  3. Solo voy a preocuparme del día de hoy pero ¡OJO!…
  4. …No soy un hippie guay, en el fondo siento pesimismo y fastidio hacia todo ser el problema es que, frente a la imposibilidad de eliminar a todo el género humano con napalm, escojo ignorarlo.
  5. No habrá reuniones de grupo, ni cantos, ni fiestas: nos ignoraremos cada uno en nuestra casa que ya son suficientes las veces que hay que salir de ella para fingir que estamos insertados en el conjunto social.
  6. No tendré ningún deseo pero ¡OJO! de nuevo…
  7. …No soy budistas, sólo tengo los ovarios/cojones hinchados hasta su máxima extensión esférica de todas las veces que he deseado y: no he logrado realizarlos; sí, lo he logrado, para luego descubrir que ese deseo en realidad estaba ahí para joderme la vida.
  8. No buscaré acólitos; al fin y al cabo cualquier ser con dos dedos de frente que haya vivido unos cuantos años en este globo terráqueo se unirá naturalmente a nuestro movimiento por desesperación y/o inercia.
  9. ¡No llegaré hasta el punto 10! Todo lector lo estará esperando pero ya que este punto 9 declara: decepcionare cualquier ser orgánico que gravite en mi atmósfera para no tener que aplicarme en ninguna tarea humana; pues hay que ser coherentes con uno mismo.
  10. …Bueno, hay que ser nihilista cósmicouniversal ante todo, por eso no hay que tenerle demasiado apego a ningún principio, ¡nada tiene valor! En fin, en el punto 10, cuando la vida ya me habrá aburrido, me autoeliminaré definitivamente asfixiandome con la ingestión de una galleta de arroz con mantequilla de cacahuetes porque no me tomaré en serio ni en la muerte.

Entre océanos

Entre océanos

Entre océanos, mi primer poemario, está aquí. Llegó con el frío y la nieve. El libro se terminó de imprimir el día 5 de febrero de 2015, aniversario del fallecimiento de Violeta Parra, como se menciona en la última página. Violeta, poeta y cantante.  

Este libro tiene su origen en el viaje que realicé hace un año por Panamá y la costa caribe de Colombia. Panamá aquel territorio del imaginario y de la infancia, tierra de recuerdos, genealogías, visiones y reflexiones.

en una niñez de trece veranos

los primeros poemas susurrados

hacia dentro

Desde la personal e inagotable búsqueda de las raíces amplío la mirada hacia la experiencia real y tangible de un país y su destino de secular mestizaje, caos y contradicciones.

Él decantaba la atractiva belleza

de una cabellera lisa y sedosa.

Ella le confesó su deseo de infancia:

ser negra, noche, piel de obsidiana.

Así, mientras de cara al mundo los periódicos celebran el PIB per capita más alto de Latinoamérica, el grado de inversión de empresas extranjeras y el creciente flujo de turistas, en Entre océanos, yo canto la belleza frágil, la codicia insaciable y atropelladora, las realidades sociales tan extremas y paradójicas. Canto por aquello que ya fue y no volverá,  por aquello que tan fácilmente se puede perder.

Fui la cadena que me amarró al último mangle

fui el grito de rabia e impotencia.

El rugido del caterpilar, las luces, las máquinas feroces

arquitectos, ingenieros, obreros

nadie reconoció mi piel de corteza

piel de arena, piel de fango

La secular herida de toda Latinoamérica aún duele. Es una realidad que siento tan territorial como universal, pues frente a un llamado de humanidad todos nacimos y morimos iguales.

Concierto macabro de dientes

cada uno roe sus propios huesos

pues un poco lo somos todos

caníbales y maquiavélicos.

V.