Canto premenstrual

cantopremenSi miro el facebook otra vez, vomito, juro que vomito…¡VOMITÉ!

¡Qué odio! ¡qué intolerancia! ¡qué aburrimiento! Si no me baja la regla voy a matar a los vecinos. ¿Qué sois cuarenta? Corriendo de un lado al otro de la habitación, sin parar, ¿dónde estáis? ¿arriba o abajo? no se entiende, todo el edificio tiembla en un ataque epiléptico, los niños gritan, la bachata es la banda sonora de la noche…¡¡DE TODAS LAS NOCHES!!

Soy patética. ¡Ya lo sabía yo! Treintaitrés años intentando evitar una vida patética pero una ¡no puede luchar contra su destino! No me dan ganas de salir pero tengo que hacerlo, no hay otra, necesito luchar contra el miedo de terminar deglutida por el sofá o sofocada por el nórdico. Suerte que no tengo un gato, me moriría dos veces aplastada por un cliché. Aunque desee un gato como lluvia de Mayo, porque hay un cierto movimiento cósmico perverso que siempre te lleva a tender hacia el cliché sobre todo cuando te resistes.

Hasta ir a manifestar por el aborto libre y gratuito, me pareció muy patético, ¿¿¿en qué año vivimos??? Algo tiene que cambiar, sin embargo no se mueve nada…inmovilismo de la materia: s i e m p r e / i g u a l / a / s í / m i s m a. No! Me equivoco, pensando en lo del aborto, no es que no se mueva nada…más bien va a peor; es decir, tenemos entonces que agradecer al inmovilismo!?…Patético.

Me molesta todo ese desorden a mi alrededor: el cenicero (…¡¿no había dejado de fumar?!), el tabaco (¡por eso me lo pregunto!), los frutos secos, los esmaltes; reponer el pc en la mesilla es como abrir paso por la jungla, pero no tengo ganas de mover ni un dedo…a parte que para teclear tonterías…puto facebook ¡TE ODIO! ¡ME ABURRES! ¡¡¡ME QUITO!!!

 

…no me quité…me bajó la regla.

________________________

Este post ha sido posible gracias a la colaboración de una grandísima amiga y fotografa, Yanina Mazzei, con la que nos soportamos reciprocamente nuestras locuras. Además, me hizo conocer a la maravillosa Malena Pichot y a Cualca que me tienen completamente adicta y que han inspirado este texto. Aquí os dejo la web de Yanina para que le echéis un vistazo.

Anuncios

Mistero

puerto escondido_webMistero

è tutto mistero

in questa notte che le strade sono diverse

e la luce al neon non da poi così tanto fastidio

.

Mistero

in un té darjeeling

che riscalda il petto

in una canzone che ancora non so definire

in uno sguardo e una domanda

si cercano

si fiutano

si esplorano

.

Mistero

94 anni senza aver mai conosciuto la carezza dell’altro

la chimica e la fisica

quantico incontro

luce d’alba

.

.

Misterio

es todo misterio

en esta noche que las calles son diferentes

y las luces de neón no molestan tanto

.

Misterio

en un té darjeeling

que calienta el pecho

en una canción que aún no logro definir

en una mirada y una pregunta

se buscan

se olfatean

se exploran

.

Misterio

94 años sin haber conocido nunca la caricia del otro

la química y la física

cuántico encuentro

luz de madrugada

.

Cordal quietud en movimiento

 cordal_quietud20130525_0098

Revuelta, en movimiento sonoro. Una imagen suspensa

enredada como esta inquietud, aguantando el peso

del mayor engaño

la pérdida de la inocencia, hace mucho tiempo fue

 .

Despegué en impulso de patines blancos

golpe de tierra, coxis dolido

mis lágrimas y ocho círculos

por inercia rodando

 .

De allí todas las desilusiones que siguieron

(hasta esta última que hoy comparte un café conmigo)

espejos rotos

roto desengaño

.

Piel II

IMG_2466 como objeto inteligente-1

Imagina que te bajas de un bus y en el borde de la carretera ya están esperándote cinco muchachitos que gritan “Palenque! Palenque!”. Son los moteros. Se pelean entre ellos para llevarte en sus respectivas motos. Brillan sus pieles de oxidiana, brilla mi piel translúcida, diáfana. “¡Palengue! Palengue!” gritaron los esclavos cuando ya rotas las cadenas llegaron a la orilla de un arroyo de espíritus y allí se asentaron y descansaron después de una larga travesía entre selva y matorrales guiados por la Mojana, guardiana de las aguas, y por sus ancestros.

Imagina que te subes a la moto y recorres un camino de tierra rodeado por palos de mango y tamarindo, fincas ganaderas y siembras de plátanos. El muchachito que te lleva con orgullo te habla de Palenque, el primer pueblo libre de América. Imagina el pueblo, la iglesia en reconstrucción, las obras para remodelar la plaza y construir el escenario para el festival de tambores y la gente contenta porque ya instalaron el sistema de alcantarillado, el gas ya llega a varias casas y la luz de las calles funciona. Imagina tantos niños, hermosos, que sonríen, juegan, se pelean entre ellos y cuando una de ellos grita “¡Mapalé!” al unísono todos empiezan a bailar, como si de un llamado trascendental se tratara, con aire entre pies y tierra, con caderas de fuego.

Mi piel es escandalosamente blanca y mi cabello aburrido. A veces siento como si ese reflejo de luz que emana mi claridad llevara encima el estigma de todo el daño y la injusticia que se ha hecho hacia los pueblos africanos, desde los tiempos de la conquista.

Y ahora imagina una mujer de mirada acogedora. Escucha su voz ronca pero amable y cariñosa (¿será así por haber alzado tanto la voz contra las injusticias?) escucha atentamente lo que dicen sus palabras y su cuerpo entero, en pose de guerrera serena. Cinco partos, la vivencia del maltrato, la conciencia de su misión: hacer que Palenque progrese, que sus mujeres tomen poder, que se agrupen en asociaciones, que tengan una tutela legal, que puedan escoger otro camino que no sea el de quedarse embarazadas a los quince y formar familia. Que tomen el poder en una decisión tan simple como la de dejar por un día la ropa sin planchar para poder asistir a una reunión en la asociación, sin que el marido las regañe o les pegue. Imagina la luz de la victoria por el camino recorrido y la luz de la esperanza por llegar a ese día en que las mujeres serán plenamente dueñas de sus cuerpos, sus mentes y sus sentimientos, poderosas y como tales respetadas en todo momento. Imagina cómo brillan la victoria y la esperanza reflejadas en la mirada profunda de aquella mujer que es mujer negra, palenquera, y que es todas las mujeres en una, más allá de lo que diga su piel. Sí, más allá…Cuando nuestra piel sea mapa de surcos sembrados, cuando todas seamos hermanas y libres, entonces podremos decir en cada rincón de esta tierra “suto ata jarocho”, nosotros estamos contentos.

.

Continuamos explorando nuestra piel en ocasión de un nuevo estreno de Vísceras 2.2, nuestro cuerpo de la Cía. Beneath the Skin. Esta obra, que sentimos como hermana nuestra, invita al espectador a vivir y sentir un sistema corporal vivo, una red de impulsos, movimientos, estímulos e informaciones. Cinco mujeres ofrecen una vivencia individual y colectiva de sus cuerpos y a través de ellos dan otra respuesta a las representaciones culturales y sociales, cuestionando un modelo estético dominante. Os invitamos a verla y a participar el próximo viernes 14 de febrero en el centro civico Les Corts, C/ Dolors Masferrer i Bosch, 33-35. Os dejamos también unos fragmentos visuales del pasado espectáculo.

Por ultimo, le pedimos de nuevo a nuestra querida amiga y artista inigualable, Francesca Maresca, que nos ayudara…¡pinceles en mano!

Os dejamos el link de la página web de Francesca http://www.francesca-maresca.com/ vale la pena que exploren su página y se dejen llevar por su imaginación y su trazo, y estar pendientes de sus futuras exposiciones…¡ver sus cuadros en directo es toda una experiencia!